Novela

Victoria es una niña a la que, con tan solo doce años, una tragedia inesperada separa de sus seres queridos. Nada le une ya a su mundo, todo lo que conocía se ha visto arrasado por la crueldad, y la única salida que encuentra es huir y dejar atrás todos sus recuerdos. Es así, con la esperanza de cobijarse en una nueva familia, como Victoria aterriza en nuestro mundo. Una familia la espera en este lado del universo, un lugar inédito y desconocido para ella. Sus nuevos padres la acogen con los brazos abiertos, pero su andadura por la ciudad no será nada fácil de comprender. ¿Acaso entendemos nosotros todo lo que pasa a nuestro alrededor? 
La protagonista se adentra en su nueva ciudad con la única compañía que le ofrecen un mapa y una cámara de fotos, pero a su paso se encuentra con diferentes personas que nos harán adentrarnos en el bello e injusto mundo que nos rodea. Su inocencia y hambre de saber serán suficientes para guiarnos por senderos que conocemos, pero que nunca hemos mirado desde unos ojos libres de prejuicios y estereotipos. El valor de la amistad, la importancia del arte y la literatura, las desigualdades sociales y la discriminación de género son solo algunos de los temas sobre los que Victoria nos invita a reflexionar.

ESPECIFICACIONES:
- Autor: Enrique Bonilla Algovia
- Ilustrador: Alberto Sintes
- Prologuista: Esther Rivas Rivero
- Sinopsis: Bárbara García Pérez.
- Número de páginas: 72
- Año de publicación: 2016
- Precio: 10€
- Dónde comprar: pídela en tu librería de confianza o en www.casadellibro.com.

RESEÑA DE TRAS LOS OJOS DE VICTORIA: 
Nacemos libres y morimos presos de la cultura, los estándares, los estereotipos, las normas sociales. ¿En qué punto de nuestra corta existencia dejamos de comernos el mundo para ser sus víctimas? Esta y otras preguntas similares habitan la mente de Victoria, la protagonista de esta novela escrita por Enrique Bonilla Algovia.
Victoria, una niña de origen desconocido se traslada a nuestro mundo víctima de una dolorosa tragedia, y es aquí, en este mundo de locos, donde intenta descubrir el significado de la vida que le espera. A modo de misterio, el dónde y el porqué no se encuentran del todo explícitos en la novela, lo cual dota de libertad al lector, que se deja llevar por su imaginación al navegar entre sus páginas.
Como si de una recién nacida se tratara, Victoria trata de plantearnos las preguntas que siempre están ahí pero nunca afloran, como por ejemplo, la lacra de la desigualdad de género, tan característica de nuestro mundo. Muchas son las autoras y autores que, durante los últimos siglos, han querido demostrarnos su postura ante esta injusticia. Desde la victoriana Inglaterra del siglo XIX hasta el contemporáneo Canadá, son muchas las autoras que acercan, a través de la ficción, una realidad tan latente al público popular como es la de las desigualdades entre hombres y mujeres. Además, al tratarse de una niña, el tema se convierte en sensible por su propia naturaleza, ya que cabe recordar que la educación diferenciada empieza por la socialización de género de los más pequeños. En definitiva, la estética general de la novela gira en torno a este tema, valor añadido al ingenio e inteligencia usuales del autor. 
A pesar de ello, y con ánimo de no caer bajo la trampa de las etiquetas, son muchos los temas que la voz narrativa nos desgrana a lo largo de la historia. Las conversaciones con otras personas a su paso son la herramienta que Victoria utiliza para acercarnos a reflexiones que nos llevan más allá de nuestras preocupaciones cotidianas. Al contrario de lo que acostumbramos al leer narrativa, la novela de Enrique Bonilla Algovia está llena de significado, valores, testimonios y argumentos con tintes existencialistas introducidos en contexto de una manera ingeniosa y persuasiva. Sin embargo, a pesar de que los diálogos extraen lo mejor del lector, son los largos monólogos de la narración lo que hacen que esta obra se eleve a la categoría de novela didáctica, novela de evolución o novela de crecimiento personal. El tiempo, la pobreza, el amor, la literatura: todos estos temas tratados con elegancia y estilo, además de madurados con la inteligencia que caracteriza a esta novela corta. El lector no puede evitar sonreír cuando identifica su estrella, su sol, al igual que siente un vuelco en el corazón con la maravillosa definición de literatura, sentimientos que se contraponen a la crudeza de otros temas, como por ejemplo, la realidad de las personas sin hogar.

Reseña: Bárbara García Pérez (filóloga).